C/ Porta de la Morera 13 · Bajo Izquierda · Elche (Alicante) 647 582 708 doctor@traumatologiasoler.com
English EN Spanish ES

Rodilla

Prótesis Total de Rodilla

La prótesis total de rodilla se caracteriza por ser una intervención de unos 75 minutos donde se realiza una mínima incisión, sin puntos y cuya recuperación es rápida ya que el paciente podrá andar el mismo día de la intervención y recibirá el alta en 24 horas.

¿Cuándo se recomienda?

No experimentan una mejoría sustancial con otros tratamientos como medicamentos antiinflamatorios, inyecciones de cortisona, inyecciones lubricantes, terapia física u otras cirugías

  • DOLOR SEVERO o rigidez de la rodilla con limitación de las actividades cotidianas, incluyendo caminar, subir escaleras, sentarse y levantarse de una silla.
  • DEFORMIDAD de la rodilla (Desviación de la rodilla hacia afuera o hacia adentro)
¿Quién puede someterse a la intervención?

No hay restricciones absolutas de peso ni de edad para el reemplazo total de rodilla. Las recomendaciones para la cirugía se basan en el dolor y discapacidad de un paciente, no en la edad. La mayoría de los pacientes que se someten a reemplazo total de rodilla tienen entre 50 y 80 años, pero los cirujanos ortopédicos evalúan a los pacientes individualmente. Se han realizado reemplazos totales de rodilla con éxito en todas las edades, desde el joven adolescente con artritis juvenil hasta el paciente anciano con artritis degenerativa.

Evaluación RX · Expectativas Realistas

Un factor importante en la decisión de someterse a la cirugía de reemplazo total de rodilla es entender lo que la intervención puede y no puede hacer. Más del 90% de las personas que se someten a cirugía de reemplazo total de rodilla experimentan una reducción drástica del dolor de rodilla y una mejoría significativa en la capacidad de realizar actividades comunes de la vida diaria.

Actividades normales después de un reemplazo total de rodilla incluyen caminar sin límite, nadar, jugar al golf, conducir automóvil, senderismo liviano, andar en bicicleta, baile de salón y otros deportes de bajo impacto. Con la modificación adecuada de las actividades, los reemplazos de rodilla pueden durar muchos años.

¿Cómo es la intervención?

Anestesia

Después del ingreso, usted será evaluado por un miembro de NUESTRO equipo de anestesia. Los tipos más comunes de anestesia son anestesia general (lo duermen completamente), raquídea, epidural, o anestesia regional con bloqueo de nervio (usted permanece despierto pero su cuerpo está adormecido de la cintura hacia abajo). El equipo de anestesia, con el aporte que usted haga, determinará qué tipo de anestesia será la mejor para usted.

Procedimiento

El procedimiento mismo toma aproximadamente 1 a 2 horas. Su cirujano ortopédico removerá el cartílago y hueso dañados y luego colocará los nuevos implantes de metal, plástico y cerámica para restablecer la alineación y función de su rodilla.

¿Cuanto está el paciente en el hospital?

Lo más probable es que el paciente permanezca en el hospital 1 o 2 días.

Manejo del Dolor

Después de la cirugía, usted sentirá algo de dolor pero su cirujano y el personal de enfermería le proveerán medicación para que se sienta lo más cómodo posible. El manejo del dolor es una parte importante de su recuperación. Usted comenzará a caminar y mover la rodilla pronto después de la cirugía, y al sentir menos dolor puede comenzar a moverse antes y recuperar su fortaleza con mayor rapidez.

Recuperación de la invertención

Cuidado de la herida

Usted NO tendrá puntos o grapas a lo largo de su herida o una sutura debajo de la piel en la parte frontal de su rodilla. LA SUTURA INTRADERMICA SE REABSORBERA varias semanas después de la cirugía. Evite empapar la herida en agua hasta que haya sellado y secado completamente. Usted puede DUCHARSE gracias a una oposito especial sumergible.

Alimentación

Es común perder un poco el apetito durante varias semanas después de la cirugía. Una dieta balanceada, a menudo con un suplemento de hierro, es importante para ayudar a cicatrizar su herida y restablecer la fortaleza de los músculos.

Actividad

El ejercicio es un componente crítico de los cuidados domiciliarios, en especial durante las primeras semanas después de la cirugía. Usted debería poder retomar la mayoría de las actividades normales de la vida diaria en unas 3 a 6 semanas después de la cirugía. Es común sentir un poco de dolor con la actividad y en la noche durante varias semanas después de la cirugía. Su programa de actividades debe incluir:

  • Un programa gradual de caminar para aumentar lentamente su movilidad, inicialmente en su casa y más adelante en exteriores.
  • La vuelta a otras actividades domésticas normales, como sentarse, ponerse de pie y subir escaleras.
  • Ejercicios específicos varias veces por día para restablecer el movimiento y fortalecer su rodilla.

Lo más probable es que usted VUELVA A CONDUCIR cuando su rodilla se flexione lo suficiente para que pueda ingresar y sentarse cómodamente en su automóvil, y cuando el control de sus músculos dé el tiempo de reacción adecuado para frenar y acelerar. La mayoría de las personas vuelve a conducir unas 4 a 6 semanas después de la cirugía.

¿Qué precaucimos debe tomar el paciente después de la intervención?

Una caída durante las primeras semanas después de la cirugía puede dañar su rodilla nueva y podría resultar en la necesidad de cirugía adicional. Las escaleras en particular son un peligro hasta que su rodilla esté fuerte y móvil. Usted debería usar un bastón, muletas, un andador, pasamanos, o tener a alguien que lo ayude hasta que haya mejorado su equilibrio, flexibilidad y fortaleza. Su cirujano y terapeuta físico lo ayudarán a decidir qué dispositivos de ayuda se requerirán después de la cirugía, y cuándo esos dispositivos pueden dejar de usarse de manera segura.

Cuidados Posteriores

Actualmente, más del 90% de los reemplazos totales de rodilla siguen funcionando bien 15 años después de la cirugía. Siguiendo las instrucciones de su cirujano ortopédico después de la cirugía y teniendo cuidado de proteger su reemplazo de rodilla y su salud general son maneras importantes en las que puede contribuir al éxito final de su cirugía.

Artroscopía de Rodilla

La artroscopia es un procedimiento quirúrgico que se usa en Traumatología y Cirugía Ortopédica para diagnosticar y, al mismo tiempo, en muchas ocasiones tratar, diversos problemas y enfermedades que se localizan en el interior de una articulación. Su uso es habitual en España desde los años setenta por lo que la consideramos aún como una técnica nueva y en continuo avance y expansión.

El instrumento óptico magnifica la imagen e incorpora una fuente de luz para visualizar la articulación en su totalidad. Es por tanto, un método muy poco invasivo, que permitirá conseguir una recuperación precoz.

¿Qué patologías se pueden tratar con la astroscopia?

Enfermedades de diverso tipo y los traumatismos, pueden dañar el hueso, el cartílago, los ligamentos, los meniscos, los tendones y los músculos. Algunas de las situaciones que más frecuentemente precisan artroscopia para ser diagnosticadas y/o tratadas son:

Lesión de ligamento cruzado (anterior y posterior) de la rodilla:

El ligamento cruzado anterior (LCA) es el ligamento aislado con una función de estabilidad más importante. Se denomina así porque cruza en “X” con el cruzado posterior y tiene una dirección antero-posterior y mediolateral.

La cirugía consiste en la sustitución del LCA dañado por una plastia de tendones propios del paciente (rotuliano o isquiotibiales) o de donante (rotuliano, Aquiles).

Lesión meniscal:

El menisco es un fibrocartílago que tiene funciones importantes dentro de la rodilla (amortiguación de las cargas, protección del cartílago articular, congruencia articular, lubricación articular, estabilidad articular). En ocasiones, cuando la lesión es limpia, relativamente reciente y periférica, puede suturarse. Hay diversos sistemas de sutura: todo artroscópica y mixta (utilizada menos frecuentemente).

Hay lesiones que no se pueden reparar y deben ser resecadas, pero es imprescindible ser muy conservador a la hora de hacer un meniscectomía, siempre parcial.

Desgaste o degeneración del artílago articular:

El cartílago es una capa nacarada de baja fricción que recubre la parte articular de fémur, tibia y rótula de la rodilla. La causa más frecuente de patología del cartílago es la degenerativa (artrosis), pero también hay otras (osteocondritis disecante, infecciones, metabólica, reumática, traumática etc.). Según la edad, la actividad y las expectativas del paciente, existen varias técnicas quirúrgicas para reparar o reconstruir el cartílago. La reparación «in situ» se hace con agujas y tornillos reabsorbibles.

Las lesiones no reparables se tratan mediante «microfracturas», cruentación, «mosaicoplastia». Un tratamiento muy novedoso en este campo que aporta esperanzadores resultados es el tratamiento mediante BST-Cargel, Las microfracturas y las técnicas de cruentación buscan revitalizar el tejido óseo subcondral para que se produzca cartílago. Este cartílago no es muy resistente por lo que estas técnicas sólo se emplean en casos de artrosis bastante avanzada. La mosaicoplastia consiste en la implantación de cilindros de cartílago y hueso del mismo paciente para rellenar los defectos en la rodilla.

Fragmentos o cuerpos libres de hueso o cartílago en el interior de la rodilla.

Inflamaciones de la membrana sinovial

Enfermedades reumáticas como la condrocalcinosis

Todos estos procedimientos estan encaminados a una reincorporación laboral y deportiva y a una mejoría del dolor rodilla.

Ventajas de los Prodecimientos Artroscópicos

La principal ventaja para el paciente radica en la necesidad de incisiones muy pequeñas que generalmente conllevan una menor estancia hospitalaria y una más rápida recuperación. Muchos de ellos pueden abandonar el centro quirúrgico el mismo día de la operación. Además, las pequeñas incisiones ofrecen la posibilidad de obtener un resultado estético más apetecible, sobre todo en zonas expuestas del cuerpo. Sin embargo, recordaremos e insistiremos de nuevo en el hecho de que los pacientes que se sometan a cirugía artroscópica pueden tener diagnósticos muy diferentes y condiciones particulares previas que condicionarán su estancia en el hospital y su tiempo global de recuperación.

Osteotomía

La osteotomía de rodilla es un procedimiento quirúrgico que el médico podría recomendar si tienes daño causado por la artritis en solo una zona de la rodilla. La osteotomía también se realiza junto con otros tipos de cirugía de rodilla, como la cirugía de cartílago, si tienes la pierna arqueada o una deformidad en valgo de articulación de rodilla.

El procedimiento implica extirpar o añadir una cuña de hueso a la tibia o el fémur para ayudar a quitar el peso corporal de la zona dañada en la articulación de la rodilla.

La osteotomía de rodilla es más comúnmente realizada en personas menores de 60 años y activas. Muchas personas que se someten a este procedimiento para tratar la artritis podrían necesitar un reemplazo total de rodilla, generalmente alrededor de 10 a 15 años después de la osteotomía de rodilla.

Solicitar Cita Previa

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible para agendar una cita.

Llámanos